jueves, 17 de diciembre de 2009

FELIZ NAVIDAD (¡Qué bueno es tener a alguien que se preocupe por tí!)

Desde hace varios años, con motivo de la Navidad, me gusta felicitar a los allegados con la ayuda de fragmentos de películas. La primera fue Love Actually, después vino Los Chicos del Coro y en 2006 la formidable escena final de Con faldas y a lo loco. Un año más tarde recuperé el clásico de Spencer Tracy Adivina quien viene esta noche y, por fin, el año pasado la acción tuvo lugar en el metro de NY con Cocodrilo Dundee en plan estelar.

En esta ocasión he elegido un mensaje que tiene que ver con el titular de esta entrada: CUÍDATE Y CUIDA DE LOS TUYOS.

FELIZ NAVIDAD, y que todo vaya lo mejor posible.


video

lunes, 14 de diciembre de 2009

Salma Hayek cambia de look

"Salma Hayek ha cambiado su estilo y ahora luce una melena más corta que resalta las bonitas facciones de la actriz. La amiga de Penélope Cruz aprovechó la gala de la Fundación «Un Corazón para los Niños» para desfilar por la alfombra roja mucho más delgada y con un vestido palabra de honor en color azul."

Copiar y pegar, prometo que no he hecho otra cosa. El párrafo entrecomillado de arriba, que identifica a Salma Hayek como "la amiga de Penélope Cruz" está publicado en abc.es e ilustrado por una foto de la bella actriz mejicana.

Reconozco que no en todo momento acepto de buen grado la información sobre temas de este tipo. En especial cuando me expongo a ella después de leer asuntos de alcance mayor (en este caso, la penúltima crónica sobre Aminetu Haidar y las reacciones a la agresión sufrida por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi).

Pero en fin, ya que está ahí saquémosle algún partido.

Salma cambia (de look). Lo habrá hecho por alguna de estas razones: aburrimiento, insatisfacción, obligación, necesidad, curiosidad, aventura, ambición, envidia, ... Pero antes de tomar la decisión de cambiar habrá tenido que lidiar con razones opuestas como: comodidad, seguridad, facilidad, sencillez, costumbre, rutina, miedo, esquemas mentales, ...

Salma ha cambiado. Por la razón que sea. Ahora estará expectante ante las consecuencias del cambio. Si funciona, habrá crecido; si no, probablemente regrese a su zona de confort y ¿también habrá crecido?

Que tengan un buen día.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Brooks estaba institucionalizado

Poco antes de colgar de una cuerda por el cuello hasta morir en su desangelada habitación de hombre libre, el viejo Brooks había escrito con la punta de su navaja sobre una viga de madera del techo Brooks was here (Brooks estuvo aquí).

En los días previos a este desenlace había sufrido, mucho más que disfrutado, de la libertad condicional después de 40 años recluido en la cárcel. No la había solicitado, se había visto forzado a salir de su ‘casa’ hacia un mundo desconocido, hostil, demasiado grande para él... Incluso antes de salir del penal, cuando ya conocía su nuevo destino en libertad, los que hasta entonces habían convivido con él sufrieron en carne propia el radical cambio de humor de Brooks.

Sus amigos no se lo explicaban; ni siquiera Andy, el banquero, el inteligente del grupo, fue capaz de encontrar una razón. Fue Red quien entendió con claridad lo que estaba sucediendo: supo ver que el miedo atenazaba al viejo y lo expresó así: “Brooks está institucionalizado”.

La escena en que Red (Morgan Freeman) explica a Andy (Tim Robbins) y a los demás que Brooks (James Whitmore) está institucionalizado es magistral. En realidad en Cadena Perpetua (Frank Darabont, 1994) hay muchos momentos memorables. Recomiendo vivamente al lector que visualice el fragmento que vinculo aquí: http://www.youtube.com/watch?v=ZTQMzh5iCoc

Institucionalizado. Acomodado en su zona de confort. Refractario a novedades... ¿Desea el lector sugerir metáforas que alimenten un debate? Será un placer.

Que tengan un buen día.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Si estás triste, vé al aeropuerto.

Hoy he vivido cuatro horas y media en la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, una instalación maravillosa, grande y llena de gente, de taxis y de empleados de una compañía aérea vestidos con un llamativo uniforme de color naranja.

El hombre negro y muy bajito que se liga a la chica guapa en la película "Yo, yo mismo e Irene" (Jim Carrey, 'prota' absoluto), a la sazón chófer de limusina, declaraba que su empleo como conductor le permitía desarrollar un experimento sociológico, aunque él era físico nuclear o algo así. Yo declaro que mi estancia de 4,5 horas en la T4 no ha respondido a experimento alguno (aunque sí me he ligado a la chica guapa, de nombre Isabel), pero tras deambular por la terminal durante todo ese tiempo tengo algo que decir, y voy a decirlo.

Amigo, si estás triste vé al aeropuerto. Sitúate en la zona de llegadas, frente a las puertas por las que salen los viajeros. Quédate allí algún tiempo, y observa. Mirá cuánta gente acude al aeropuerto a recibir a familiares, amigos y colegas. Comprueba que nueve de cada diez encuentros incluyen abrazos, besos, sonrisas, risas y risotadas... Son momentos buenos, agradables instantes donde fluye el cariño entre personas. De hecho, ¿has presenciado en alguna ocasión escenas tristes en un aeropuerto?

Ahora que hablo de buen rollo y cariño que fluye, recuerdo la campaña "Free Hugs" (Abrazos Gratis) y me parece recomendable, amigo lector, que veas un video sobre ella mientras escuchas a "Presuntos Implicados".

Algo me dice que debo aclarar el motivo por el que he disfrutado 4,5 horas en la T4, ligue incluido. He ido a recibir a mi 'hermano' peruano Pepe Guerrero, que llegaba a Madrid con su esposa y sus tres hijos para disfrutar de unos días en España. Su vuelo se ha demorado cerca de tres horas. Pero cuando por fin han aparecido por la puerta, nos hemos abrazado, besado, reído. Puro buen rollo.

Si estás triste, vé al aeropuerto.

Que tengas un buen día.



video

jueves, 3 de diciembre de 2009

Un "profe" muy exigente

Hoy he conocido el motivo por el cual cierta persona no se presentó a la tercera sesión del curso "Técnicas para hablar en público" que he conducido recientemente para un Ministerio: "el profesor era muy exigente".

Esta noticia me ha hecho reflexionar. Primero no me gustó, me hizo pensar que no había sido capaz de sintonizar en la debida forma con todos los participantes, detalle malísimo para un entrenador. Después lo he interpretado de otro modo, encontrando aspectos positivos y reforzando el valor del esfuerzo como epicentro del desarrollo y del progreso profesional (y personal también, por supuesto).

A veces, el problema es la pasión
Siempre se destaca lo decisivo que resulta para el éxito en general aplicar pasión a lo que hacemos. Un servidor participa de esa creencia y acumula numerosísimos ejemplos que atestiguan que una labor hecha de forma rutinaria, es decir, sin pasión alguna pasa desapercibida.

En coherencia con ello, uno procura empujar (en ocasiones, tirar) con pasión en el desempeño de su trabajo a las personas para las que trabaja. Me doy cuenta sin embargo, después de respuestas como la comentada más arriba, que en ocasiones la pasión es un problema. Prometo seguir mejorando.

Bien, como un servidor tiene hoy un buen día, voy a obsequiarles con un corte espléndido de una película argentina no menos formidable: No sos vos, soy yo. En la cinta, un extraordinario Diego Peretti interpreta a un tipo que ha sido abandonado por su esposa y visita al psicólogo, papel que borda uno de los integrantes de Les Luthiers. Disfruten del fragmento y encuentren la metáfora de "la pasión".

Que les vaya bien.
video

jueves, 26 de noviembre de 2009

Es urgente sonreir

Mi amigo y cliente Damián Calderón, excelente profesional de la Agencia EFE, me ha hecho un obsequio de los que no se olvidan. Se trata de LA SONRISA URGENTE, LO MÁS DIVERTIDO DE LA HISTORIA DE LA AGENCIA EFE, editado por Aguilar.

La portada es todo un poema, gracias a la cámara y la oportunidad de Manuel P. Barriopedro. En la fotografía se observa a un paisano echando un sueñecito sobre una carretilla de tiro bajo una pintada que reza "Arriba España". Con razón la foto lleva por título "Pero dentro de un ratito".

En el interior hay numerosos artículos y fotografías que recogen un pedazo de la historia que han vivido profesionales de esa casa. Con algunos de ellos he tenido el placer y el privilegio de trabajar en los últimos meses: Javier Otazu, Alberto Masegosa, Enrique M. Merino, Pilar Valero, Fuad Abdelrahim, Marta Cerame, Ramiro Fuente...

Los duros también pueden ser coquetos
La lectura de este libro es altamente recomendable porque, parafraseando su título, es urgente, muy urgente sonreir, y en sus páginas hay un buen número de oportunidades para hacerlo mientras uno aprende y sigue cultivándose. Entre ellas destaco hoy un pequeño artículo de Alberto Masegosa titulado "Los duros también pueden ser coquetos", que se reproduce a continuación:

"Corría 1989 y estaba destinado en Túnez, donde la dirección de la OLP se había instalado tras su expulsión de Líbano. Había entrevistado meses atrás por primera vez a Yaser Arafat con motivo de una visita que le hizo el entonces líder comunista español Julio Anguita. Y se me había presentado hacerlo por segunda vez con motivo de otra visita de una delegación española (a decir verdad, no me acuerdo de cuál).

La cita era en una de las villas de las afueras de la ciudad que las autoridades tunecinas habían alquilado a la dirección palestina. Como siempre en estos casos, los asesores de Arafat me habían convocado bastante antes del encuentro. Me presenté, pues, a primera hora de la mañana en la mansión, donde nada más llegar me introdujeron en un amplio salón en el que había colgado un enorme espejo. Llevaría un par de horas esperando, cuando de repente se abrió la puerta y entró un tipo con un paquete en la mano. Vestía uniforme verde caqui y tenía los ojos saltones, era más bien bajito y calvo. Sin mirarme ni decir ni pío, sacó del paquete una kufiya, la tradicional pañoleta palestina, y se la empezó a colocar delante del espejo.

A partir de entonces dejé en apariencia de prestarle atención, me sentía que sobraba en la escena. Pero no pude por menos que observarle de reojo, nunca directamente. Y me sorprendió lo cuidadoso que parecía el tipo colocándose la kufiya ante el espejo. Me dio la impresión de que se la cambiaba tres o cuatro veces de posición, de que nunca estaba contento de cómo le quedaban los pliegues, la caída de la pañoleta por los hombros y la espalda. 'Parece una señora', pensé. En fin, que estuvo acicalándose durante diez o quince minutos hasta que debió de quedarse satisfecho de su aspecto con la kufiya. Porque salió del salón. Lo hizo como entró, sin mirarme ni decir ni pío. Media hora después me dijeron que Abu Abas (nombre de guerra de Arafat) ya había llegado, y me esperaba en otra sala. Y cuando en la otra sala me caí del higo:el tipo que tenía enfrente, vestido de caqui, con los ojos saltones, más bien bajito y calvo, era Yaser Arafat. Le reconocí por su sonrisa.
Y por la kufiya, que le daba un aire de gran dignidad."

Que tengan un buen día.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

4 de Septiembre ¡y Myriam cumplió!


Primero, disculpas
Quiero comenzar esta entrada ofreciendo disculpas a quien haya podido ofender la publicación de fotografías como la actual o la del anterior post.

Después, la campaña y su técnica básica
Fue en 1981 cuando la compañía francesa de Publicidad Exterior Avenir realizó una campaña compuesta por tres diferentes vallas, siguiendo la técnica denominada en inglés teaser.

Dicha técnica ha sido y es habitualmente utilizada en Publicidad. Consiste en emitir mensajes de forma secuencial que, en conjunto, tienen significado aunque éste, incluyendo la marca patrocinadora, aparece al final de la secuencia.

En la publicidad española hay magníficos ejemplos del uso del teasing. El lector me permitirá que "barra para casa" al ofrecer como uno de los mejores el del lanzamiento de "El Cuponazo" de la ONCE, realizado por Contrapunto en 1987 cuando un servidor formaba parte de esa mítica agencia de publicidad. Mi reconocimiento, por cierto, a Juan Mariano Mancebo y José María Lapeña como principales artífices de la idea. Se adjunta el video para que lo disfruten.

Y por último, la metáfora
Bien, Myriam cumplió su promesa: se quitó la parte de abajo, después de haber demostrado su palabra dos días antes cuando se desprendió de la parte superior del biquini.

La metáfora es directa: sólo quien cumple lo que dice o promete es digno de confianza. Y puede añadirse que lo es a medio o largo plazo, porque la confianza es una "escalera" con varios peldaños, que se remontan uno tras otro. (En una futura entrada se aludirá al concepto Escalera de la Confianza).

Sin embargo cabe preguntarse, ¿a pesar de cumplir Myriam defraudó expectativas?, las de aquellos que esperaban ver otra parte de su anatomía, ¿jugó tal vez con el sentido múltiple de sus ambiguas palabras ("parte de abajo") para aumentar la notoriedad de la audiencia? ¿cumplió, realmente?

Este cronista considera que cumplió estrictamente lo prometido y que lo hizo, además, con una brillante (y legítima) puesta en escena. Sin embargo entiende que utilizó mal, muy mal, la comunicación y que lo hizo consciente de que lo hacía. Sabía que sus palabras iban a ser interpretadas hacia una parte de su cuerpo que ella no estaba dispuesta a mostrar...

En ocasiones como esta suele un servidor recordar una de las reglas de oro de la Comunicación, según la cual "...si el receptor no entiende es que el emisor no se explicó", consciente o inconscientemente.

Que tengan un buen día.



video

jueves, 12 de noviembre de 2009

"LE 4 SEPTEMBRE J'ENLEVE LE BAS"

Llegó el 2 de Septiembre y Myriam demostró a toda Francia que es una mujer de palabra; que hace lo que dice. Walk the talk.

Ahora, la duda asalta a un servidor: se debate entre extraer del buen ejemplo de Myriam alguna metáfora de management o liderazgo con que ilustrar su discurso profesional o quedarse simplemente en la contemplación de la buena salud física de la protagonista.

Confieso que a estas horas a este cronista le puede la comodidad y opta por la contemplación. Bien mirado, nunca mejor dicho, puede ser buena idea esperar hasta el 4 de Septiembre, fecha en que Myriam se quitará la parte de abajo del biquini. Ya veremos si, para entonces, surge alguna metáfora sobre management, liderazgo o lo que se tercie digna de tan magnífica... (pongan en la línea de puntos lo que Vdes. deseen)

Gracias por leer hasta aquí. Tengan un buen día.
ASV

martes, 10 de noviembre de 2009

Myriam: "El 2 de Septiembre me quitaré la parte de arriba"


Rescato de los archivos de mi "otra vida" profesional la foto de Myriam y su contundente promesa de quitarse la parte superior del biquini el 2 de Septiembre.
Esta pieza de campaña es la primera de una serie publicada en semanas sucesivas en Francia y que causó un notable revuelo social en el país vecino. ¿De qué se trata?, se preguntaban en las calles; ¿cumplirá la promesa?, decían esperanzados algunos.
La imagen de Myriam, realmente, era muy sugestiva: bella, joven, lozana y optimista; y segura, muy segura de sí misma.
Sepa el lector que un servidor posee la continuación de la mencionada serie y está dispuesto a publicarla.
¡Nos vemos pronto!
ASV


lunes, 19 de octubre de 2009

Calvo y negro

Esos dos rasgos físicos sobresalían de su fisonomía, y la pajarita de su vestimenta.

De su práctica profesional no tengo más que alabanzas: estilo propio e inconfundible, espectáculo y entretenimiento en la forma, conocimiento técnico en el fondo.

Ha muerto Andrés Montes y lo lamento. Sin conocerle, me resulta un personaje familiar y cercano. Ver baloncesto por televisión no será lo mismo, con el debido respeto hacia los demás.

viernes, 9 de octubre de 2009

Disfrutar de las cosas pequeñas (III)





El día que Barack Obama ha sido premiado con el Nobel de la Paz me doy cuenta de que hay gente que valora las intenciones y no sólo los resultados, y muchos de ellos son suecos o se lo hacen.

Esta entrada es pequeña, breve, sólo exige conocer el inglés lo suficiente para captar la ironía e inteligencia que destila el texto que Bernbach escribió para el VW Escarabajo.
Just in case no puedes leerlo en la foto por demasiado pequeño, permite que lo transcriba:
Our little car isn't so much of a novelty any more.
A couple of dozen college kids don't try to squeeze inside it.
The guy at the gas station doesn't ask where the gas goes.
Nobody even stares at our shape.
In fact, some people who drive our little flivver don't even think 32 miles to the gallon is going any great guns.
Or using five pints of oil instead af five quarts.
Or never needing anti-freeze.
Or rocking up 40,000 miles on a set of tires.
That's because once you get used to some of our economies, you don't think about them any more.
Except when you squeeze into a small parking lot. Or renew your small insurance. Or pay a small repair bill. Or trade in your old VW for a new one.
Think it over.


Una pequeña ayuda para seguir disfrutando de las cosas pequeñas (III)

jueves, 8 de octubre de 2009

Disfrutar de las cosas pequeñas (II)


Hace ya unos cuantos años el legendario William "Bill" Bernbach creó para el Volkswagen Escarabajo una campaña de publicidad que a mi juicio perdura entre las mejores de todos los tiempos.

THINK SMALL era el concepto, como pequeño era el coche en el anuncio de prensa y revistas; como minúsculo era el logotipo de la marca, para lo que se estilaba en la época. Todo pequeño, incluso el texto resultaba así en número de palabras y tamaño de fuente.

Think small o "Piensa en verde", como proclama Heinecken desde hace años. Por cierto, el concepto actual de la cerveza Heinecken lo creamos Fernando Solís y un servidor en 1988 con motivo de una propuesta de campaña a Europcar (Cia. de alquiler de vehículos, logotipo verde).

Think small, decía antes de viajar con mis recuerdos 20 años atrás... Piensa en pequeño, disfruta de las cosas pequeñas. Además, en los tiempos que corren resulta práctico.

Que tengas un buen día.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Bruce ha aprendido 10 cosas nuevas


Bruce Murdy es presidente de Rawle Murdy, una agencia de publicidad de Charleston (Carolina del Sur, EE.UU.). A principios de 2009 fue requerido por su Cliente más longevo, la compañía Piggly Wiggly Carolina Co., para ocupar de forma interina y temporal la dirección de Marketing.

Tras unos momentos de sorpresa y duda Bruce aceptó el desafío, felicitándose por la excelente oportunidad que se le ofrecía de aprender de primera mano su propio negocio desde el otro lado de la mesa.

De vuelta a su sillón de presidente ha escrito unas notas en forma de decálogo de aprendizajes, que bien pueden servir para cualquier profesional de cualquier sector que tenga como eje central al Cliente. A un servidor, que lo ha leído en la revista Advertising Age con el título Wearing two hats: Ten things I learned as marketing Director, le ha resultado de notable interés y por eso lo resume a continuación:

1. El director de Marketing no siempre tiene la última palabra. Pocos tienen autonomía suficiente para tomar decisiones mayores sin consultar previamente a su Dirección.

2. Muchas batallas internas se sostienen en nombre de la Agencia. A diferencia de ésta, que siempre relata con todo detalle el camino recorrido hasta la idea, el director de Marketing calla muchas veces los esfuerzos que hace para lograr la venta interna de las ideas de la Agencia.

3. Nuestro calendario no es su calendario. Querer una respuesta inmediata no significa obtenerla. Esperar varios días por ello no significa que el Cliente esté desinteresado; simplemente que tiene temporalmente otras prioridades.

4. El Cliente, más que ningún otro, es un apasionado de sus marcas. No queda otro remedio cuando uno vive 24/7 de ellas.

5. La Comunicación es sólo una parte del trabajo del director de Marketing. Esta es probablemente la mejor lección obtenida por Bruce, según declara en su texto. Las responsabilidades del DM van mucho más allá de lo imaginado.

6. Las mejores agencias facilitan la vida del DM, no la complican. Ya tienen suficientes quebraderos de cabeza con asuntos presupuestarios, de producción o logísticos. Ofrecer ideas brillantes y de ejecución poco compleja es un alivio para el DM.

7. Hay que ofrecer ideas que alimenten el negocio. Y hacerse imprescindible, situarse como asesor, consultor y apoyo digno de confianza.

8. El DM necesita estar generalmente informado. Durante la gestación de una campaña es conveniente ofrecer algunos detalles de la marcha de las cosas; no es buena idea esperar a que esté completada.

9. Las cosas cambian. La agencia debe estar al día. En estos tiempos mejor la proactividad que la reactividad; quienes reaccionan no mantienen al Cliente.

10. Somos parte de un equipo. Por brillante que uno sea no controla todas las variables del negocio. Así que un poquito de humildad y de sentimiento de equipo es un valor inapreciable.

POSTDATA. He escuchado con verdadero interés lo que dice Mario Alonso Puig sobre la Zona de Confort. Incluyo el fragmento de la entrevista que concedió a El Periodista Digital en la que alude a ello
video

miércoles, 9 de septiembre de 2009

"A un jugador de la eliminación"


Me parece acertado y descriptivo de lo que sucedió ayer en el partido España-Gran Bretaña del Europeo de Polonia. El autor del titular es Antoni Daimiel y lo pronunció anoche en el programa Al primer toque de Onda Cero Radio.

El jugador es Pau Gasol y la eliminación es lo que rondó sobre las cabezas de los aficionados españoles durante no menos de 5 minutos, cuando la selección se encontró por debajo en el marcador, sin capacidad de juego ni reacción ante un equipo apañadito pero inferior... Hasta que Pau, con anotación y, sobre todo, presencia y demostración de liderazgo, resolvió la papeleta.

TAL VEZ HERSEY Y BLANCHARD ESTÉN EQUIVOCADOS
O tal vez sobrepasados por otros enfoques más actuales de la dirección de personas que su modelo de Liderazgo Situacional.

No me resisto a especular que Sergio Scariolo (seleccionador de España) ha decidido desde el reciente inicio de su "mandato" aplicar con el equipo un estilo de dirección E4, es decir, de Delegación, con poco comportamiento de Apoyo y poco de Tarea. Quizás complementado con el estilo E3, que incorpora más comportamiento de apoyo (utilizado con los jóvenes Rubio, Llull y Claver), aunque mantiene poco comportamiento de tarea.

Scariolo ha debido diagnosticar que el grado de madurez del grupo es M4, es decir, el más elevado, el que muestra un grupo que quiere, puede y está seguro. Y claro, en función de tal diagnóstico el estilo de dirección, según propone el modelo de Liderazgo Situacional de Hersey & Blanchard, es E4 o Delegación.

Pues, una de dos: o H & B están equivocados, o es Scariolo el equivocado porque no parece que el equipo presente un M4 de madurez. En mi entrada de ayer señalaba que este equipo, hoy por hoy, sabe, puede pero no quiere ni se esfuerza lo suficiente. Después del partido contra Gran Bretaña tengo que rectificar: además de no querer lo suficiente, creo que tampoco puede lo suficiente; parece un equipo poco trabajado tácticamente, con escasos movimientos en ataque y dependiente de la resolución de jugadas en "uno contra uno".

NO OBSTANTE...
Antoni Daimiel, anoche, insistía en que después de tres partidos jugados así se descarta el infortunio o el despiste como justificación del mal juego, por lo que afirmaba que hay motivos de preocupación de cara a la marcha del campeonato y que "hemos estado a un jugador de la eliminación".

No obstante, el torneo ya está en marcha, las cosas son como son, ya no hay remedio, y como aficionado que es un servidor de Vdes. quiero decir que me alegro de tener a un jugador de la eliminación y que confío en el potencial del equipo, por encima de las carencias de gestión de personas que parece mostrar el actual seleccionador.

Y de Hersey y Blanchard y su Liderazgo Situacional ya nos ocuparemos otro día.

martes, 8 de septiembre de 2009

¡A por el oro!

Ayer lunes debutó la selección española de Baloncesto en el Europeo de Polonia con una inesperada, preocupante y abultada derrota contra Serbia.

ABULTADA
Fueron nueve puntos de diferencia en el marcador final, pero en varias fases del encuentro la brecha fue superior llegando a alcanzar los veinte puntos, que es hablar de "paliza".

PREOCUPANTE
Perder el primer partido de un campeonato con una fase inicial tipo "liguilla" (todos contra todos en un grupo de 4 equipos de los que se clasifican dos para la siguiente ronda), tiene en principio ninguna importancia para una selección como la española, favorita a priori para luchar por el título y que atesora un imponente potencial baloncestístico en su plantel de jugadores.

Perder un partido, como digo, no es preocupante; sí lo es de momento la manera en que se ha producido la derrota: anotación por debajo de 60 puntos, porcentajes de acierto en tiros de 1, 2 y 3 puntos muy, pero que muy por debajo de lo razonable y esa extraña sensación de falta de fluidez, de agarrotamiento técnico y físico convenientemente amplificado por la calidad, disciplina y esfuerzo defensivos de la selección serbia.

INESPERADO
Todo el país, la prensa general y deportiva, los espacios informativos de TV y Radio no han hecho otra cosa en las semanas previas al inicio del Campeonato de Europa de Baloncesto que anunciar, prometer, pronosticar, augurar y dar por hecho que España va a conseguir la medalla de oro. Y creo que aquí está gran parte del problema.

Me parece que ganar, en sentido amplio, siempre es consecuencia de una extraña mezcla de saber, poder y querer. Digo extraña mezcla porque muchos son los ejemplos de "no ganar" (por no decir perder) a pesar de reunir las tres condiciones: sabiduría, poderío y voluntad.

¡A POR EL ORO!
El equipo español me consta que sabe y puede, de hecho más y mejor que nunca. Ahora bien, me temo que su voluntad, su QUERER, se está viendo afectado por esa imparable ola que apunta al oro, esa especie de convencimiento irracional de que este equipo tiene ganarlo todo. Jugadores y técnicos han leído, oído y visto en decenas de ocasiones durante las últimas semanas ese pronóstico victorioso y, simplemente, han acabado por creerlo; y me temo que ayer (y el jueves pasado contra Lituania, otra derrota) jugaron a medio gas, sin suficientes dosis de QUERER.

Pero hay tiempo de reacción y este grupo de gente es magnífica y muy competitiva. Estoy seguro que hoy contra Gran Bretaña veremos otro equipo bien distinto. Seguimos yendo a por el oro.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Disfrutar de las cosas pequeñas

Leo en la revista Capital una entrevista de Jordi Benítez al profesor Rojas Marcos en la que éste insiste en recordar la importancia de disfrutar de las cosas pequeñas, en especial cuando uno atraviesa por situaciones profesionales difíciles.

Señala también Rojas Marcos las abundantes evidencias acerca de que "la persona que parte de la familia, un grupo laboral, deportivo o religioso supera mejor la crisis que quien está aislado".

Respecto de las cosas pequeñas no aclara RM a qué se refiere ni ofrece ejemplos concretos: ¿tal vez a un paseo de la mano de tu pareja? ¿a tomar una caña de cerveza en una terraza mientras ves pasar a la gente caminando? ¿a aprovechar el momento en que tu hijo adolescente decide comunicarse contigo y hablar con él? (dando por cierto que la comunicación con los adolescentes se produce cuando ellos quieren).

Sí, estoy de acuerdo; qué bueno es disfrutar de las cosas pequeñas, sean cuales sean.

Por cierto, lector, ¿QUÉ SON PARA TÍ COSAS PEQUEÑAS?

lunes, 31 de agosto de 2009

Management, con Ñ. (II)

Encuentro una interesante aportación de Santiago Álvarez de Mon en el prólogo de la obra auspiciada anualmente por CRF Leading Managers, que aporta luz a la primera entrada y me complace reproducir.

DEL DIRECTIVO LOCAL AL 'MANAGER' TRANSCULTURAL

"No se entiende el impresionante desarrollo económico de España durante las dos últimas décadas, la decidida y consistente expansión internacional de nuestras empresas, sin el talento, esfuerzo y compromiso de multitud de directivos. Desde el respeto y reconocimiento a su actitud y solvencia, a su disposición permanente para aprender, me detengo en estas líneas en las que considero algunas de las asignaturas pendientes del profesional español de la dirección.

En un mundo crecientemente complejo, convulso, interdependiente y globalizado, donde las variables históricas, geopolíticas y sociales tienen un impacto real y tangible en la cuenta de resultados, el sustrato cultural requiere ser enriquecido y completado. No se puede viajar a coordinar o supervisar operaciones radicadas en el extranjero, entender e integrar otras nacionalidades en la vida de la organización, desarrollar redes de cooperación con personas de distintas mentalidades, en definitiva, gestionar la diversidad, si sólo se mete en el equipaje un bagaje meramente técnico. La apertura mental, la empatía para comprender otras historias personales, la curiosidad cultural para nutrirse de otras civilizaciones, constituyen aspectos soft que, tarde o temprano, en mayor o menor medida, determinan el fracaso o éxito de la experiencia.

Por su carácter estratégico, urge cubrir ese ancestral y sensible déficit cultural. Toca leer algo más que memorándums de la empresa y análisis sectoriales, ha llegado la hora de estudiar un poco de sociología, filosofía, historia, antropología, economía, etc. La base humanista de hombres y mujeres que se enfrentan a decisiones delicadas en entornos que son cambiantes y desafiantes. Sin olvidarnos de dos viejas lagunas de la clase directiva, trabajo en equipo y gestión del tiempo, –todavía predominan el individualismo y la dispersión ruidosa–, me gustaría subrayar un segundo apartado que la crisis actual eleva a factor crucial y diferencial.

Si el presente y el futuro van a examinar al directivo en una dimensión, ésta tiene que ver con cuestiones de carácter. Es un músculo moral, una fibra emocional que se ha de ejercitar para revitalizarlo y tenerlo listo para partidos ciertamente complicados. Expongo algunos atributos de un carácter abierto y confiado, a la vez que humilde y sanamente preocupado. La honestidad, crítica para hacer un diagnóstico veraz de la situación planteada y compartirlo con trasparencia y rigor. La responsabilidad personal, imprescindible para asumir los inevitables errores que se cometan y aprender de ellos. La libertad interior para elegir una respuesta esperanzada frente a dilemas y retos desequilibrantes. La constancia y perseverancia para no arrojar la toalla, para mantenerse firme en una maratón agotadora. La humildad para no dimitir psicológicamente y convivir con carencias y limitaciones recurrentes. La frontera mental de hombres y mujeres entregados a su profesión es la fina línea divisoria que va a separar al manager transcultural que el siglo XXI precisa, del directivo local que se quedó paralizado en su aldea natal."

viernes, 14 de agosto de 2009

Muerto o muerto.



Se estrena hoy la película que relata la figura de John Dillinger. Dirigida por Michael Mann (Collateral) y protagonizada por Johnny Depp (Eduardo Manostijeras) y Christian Bale (El Tren de las 3:10) promete ser una referencia en las taquillas de las próximas semanas.

Muerto a los 31 años, gozó de las simpatías de una gran parte de la población norteamericana de la época. Era muy inteligente, nadie era capaz de detenerle. Gracias a su encanto personal y a sus osadas fugas era aplaudido por casi todo el mundo, desde su novia Billie (Marion Cotillard) hasta el hombre de a pie que no sentía simpatía alguna por los bancos que habían hundido el país en la depresión.

Las aventuras de la banda de Dillinger entretenían a la mayoría, pero J. Edgar Hoover (Billy Crudup) tuvo la idea de servirse de la captura del bandido para empezar a transformar su “Bureau of Investigation” (Oficina de investigación) en lo que sería el FBI. Convirtió a Dillinger en el “enemigo público número 1 de América” y lanzó a Melvin Purvis (Christian Bale), el apuesto “Clark Gable del FBI”, tras él.

Así pues una especie de Robin Hood del siglo XX, un fuera de la ley admirado por muchos de sus conciudadanos, un personaje que fue perseguido por todos los rincones de Estados Unidos y en su ficha policial figuraba la instrucción "Captúrese muerto o muerto".

http://www.youtube.com/watch?v=3VyXJXYilSI





jueves, 13 de agosto de 2009

Management, con Ñ.

Mi admirado Ramón Trecet publica hoy en su blog, con el título El Laberinto de Rick Pitino, un comentario sobre los avatares por los que atraviesa el afamado entrenador estadounidense Rick Pitino a cuenta de una aventura amorosa sobre una mesa de restaurante con una de sus camareras, que ha devenido en un monumental lío donde se mezcla un poco de todo: aborto, acusación de extorsión, descrédito, pérdida de reputación... Para información exhaustiva sobre el tema pinchad en

http://sportsillustrated.cnn.com/2009/basketball/ncaa/08/11/pitino.extortion.ap/index.html

Rick Pitino ha alcanzado el éxito como entrenador de baloncesto en Estados Unidos, donde se le considera un ejemplo de hombre, padre, profesional y miembro de la comunidad; después de que este asunto haya sido divulgado de la forma que los norteamericanos emplean en este tipo de situaciones, me temo que ya no se le considera así.


Del éxito al descrédito en unos minutos. Adiós reputación, venta de libros, conferencias, tal vez matrimonio (con 5 hijos), en fin, un desastre.

Voy al tema. En España (como en el resto del mundo, salvo la India y poco más) se bebe de las fuentes que manan en la coste Este de los Estados Unidos sobre temas de Management, Liderazgo, Dirección por Valores... Se llenan bocas con las tesis de Senge, Drucker, Kotter, Kotler, Covey, Hersey, Blanchard... Se adaptan sus modelos, los mentamos, sirven de base para desarrollos propios, les invitamos a que conferencien en plenario masivo por una pasta... Adornan la inmensa mayoría de referencias bibliográficas en papeles, artículos, posts...

De acuerdo, está bien; dicen cosas muy sensatas y muy bien dichas; alguno de sus hallazgos son ciertamente eficaces como modelos de gestión, no lo pongo en duda. La cuestión es que siendo americanos y españoles tan distintos, con valores tan diversos y mentalidad tan lejana, como demuestran casos como el de Rick Pitino, ¿por qué tienen todavía hoy tanta influencia los pronunciamientos que manan de la Costa Este? ¿Cuándo por fin situaremos a los pensadores españoles sobre Management en el lugar que les corresponde? ¿Será, acaso, que éstos aún no lo merecen? ¿Será que se está cometiendo con ellos un acto de ceguera?

Sea como fuere, me alegro de volver a saludaros tras este largo paréntesis y aquí os dejo el Management con ñ por si os apetece polemizar



miércoles, 13 de mayo de 2009

Lebron James, Año I


La portada del número de Mayo de la revista oficial de la NBA se pregunta qué equipo sucederá a los Boston Celtics como campeón de la mejor liga de baloncesto del mundo: Los Angeles Lakers, San Antonio Spurs, Cleveland Cavaliers. Ilustra la cuestión con las fotografías de las rutilantes y bien pagadas estrellas de cada equipo: Kobe Bryant, Tim Duncan y Lebron James.

La verdad es que me cuesta pronosticar quién ganará la competición, porque dudo entre Lakers y Cavaliers. De lo que no tengo dudas es que, a pesar de la enorme calidad y depurada técnica de Kobe Bryant, Lebron James ya ha comenzado su "reinado" como indiscutible monarca de la NBA.

Tal vez, querido lector, no sigas asiduamente la actualidad del baloncesto estadounidense; incluso puede que no prestes atención al resumen de las mejores jugadas que ofrecen habitualmente emisoras de TV como Antena 3 y Cuatro. Sea como fuere, si te gusta el espectáculo y valoras la belleza de este deporte encuentra la ocasión de presenciar un partido de los Cavaliers y las evoluciones de Lebron James, su número 23 (¿recuerdas?, el mismo de Michael Jordan).

Algo más de 2 metros de estatura, configuración física ajustada al canon de las proporciones del Hombre Vitrubio, de Leonardo da Vinci, fortaleza y rapidez combinadas en una mezcla explosiva... Su técnica no alcanza el grado de la de Bryant, más estético y felino, pero con el balón en las manos no hay defensor que le pare. Salta como pocos, lanza de lejos como el mejor, maneja el balón con ambas manos, rebotea, asiste a sus compañeros... Y algo más, cuando se trata de jugar la última bola a falta de escasos segundos para la conclusión no le tiembla el pulso, asume responsabilidades y, la mayoría de las veces (Dios mío, ¿cómo lo hace?), acierta.

Una joya de este deporte, amigos. Lebron James, Año I

lunes, 11 de mayo de 2009

¿Dónde están las llaves?

Al iniciar esta entrada me asaltan sentimientos encontrados, vaya por Dios.

He dedicado unos minutos a repasar el blog de uno de los gurús más reputados de mi profesión y estoy pasmado de su capacidad de trabajo, y un poco envidioso de ella. Se trata de Juan Carlos Cubeiro, con quien tuve un encuentro fugaz hace unos años, cuando aún no disfrutaba de su bien ganada reputación. Recomiendo sin duda el seguimiento de su producción.

Por otro lado, y después de varias semanas sin aparecer por aquí (tengo un cierto sentimiento de culpa), hago un repaso "vuela pluma" de algunos acontecimientos:

VIAJES & TRABAJO
Estuve en Bogotá la semana pasada contribuyendo al proceso de Integración en Latinoamérica de dos compañías del sector energético español. Interesante labor, gente muy competente y comprometida, y un privilegio poder intervenir en este proceso.

La verdad es que uno viaja y ha viajado mucho, de lo que no me quejo en absoluto. Hace años, en plena actividad deportiva, también visité muchos países y lugares, aunque mejor sería decir muchos aeropuertos, canchas de baloncesto y alrededores de hoteles. Y ahora sucede algo parecido, aunque he cambiado las canchas de juego por instalaciones empresariales, salas de reunión o salones de hotel.

En el ámbito personal (no todo es trabajo, gracias a Dios) los viajes han sido también frecuentes, casi siempre en la misma dirección: el levante español (privilegios y dependencias de poseer casa allí). Recuerdo uno en especial, hace probablemente 29 años; miércoles Santo, carretera de Andalucía N-4, sobre las 21h00 estábamos Isabel, mi esposa, y mis dos hijos mellizos de corta edad, Fátima y Alfonso, embutidos en el R5 rojo matrícula de Murcia. Entre Pinto y Valdemoro sufrimos el mayor atasco de la historia y los niños, qué majos, decidieron protestar por ello al unísono durante horas y horas... sin remedio.

ACTUALIDAD DEPORTIVA
Pues me alegro de que Estudiantes mantenga categoría ACB, muy a pesar de sus dirigentes; de los que han sido y de los que son, aunque a éstos no tengo el gusto de conocerles.

El Barça llega con la lengua fuera al último tramos de las 3 competiciones a las que aspira. Creo que va a triunfar en toda regla, que está triunfando, por juego, estilo, discreción de dirigentes, entrenador y jugadores, así da gusto. Otros no pueden presumir de lo mismo.

Y del deporte profesional al privado. El equipo de baloncesto en el que participo, junto con mis dos hijos varones, continúa ganando partidos y pasándolo bien, que de eso se trata.

UN POCO DE CINE
Algo desatendida está una de mis aficiones favoritas. He visto (como casi todo el mundo) Gran Torino, muy recomendable aunque a distancia de las mejores producciones de Clint Eastwood. En el avión de vuelta de Bogotá proyecté Revolutionary Road, bien hecha e interpretada, pero acongojante y prescindible. Hay más títulos que comentar, pero ya habrá tiempo para ello.

Estoy a punto de terminar esta entrada y recuerdo una recomendación del gran Juan Antonio Vallejo-Nájera publicada en su delicioso libro Aprender a hablar en público: "querido ponente, si anuncia usted a su auditorio que la conferencia va acabar, haga el favor de hacerlo inmediatamente"

Pues eso, que tengan un buen día todos ustedes.

Abrazo,

ASV

miércoles, 25 de febrero de 2009

Coaching y Cambio, ¿relación directa?

Han llegado a mis manos unas notas de Steven Poelmans, profesor titular del IESE, acerca de la práctica del Coaching y, más en particular, sobre la Comunicación como herramienta esencial en su desarrollo.

En torno a ellas planea, como siempre, la posibilidad de cambiar comportamientos mediante el diálogo y la influencia.

Por su interés se reproducen a continuación:

Comunicar para mejorar

El coaching es, fundamentalmente, la comunicación entre dos mentes: la del coach, que ofrece lógica, disciplina, racionalidad, consistencia y honestidad; y la del coachee, con dudas, miedos, bloqueo y confusión. La tarea del primero es, mediante el entendimiento de su funcionamiento y una interpretación más realista, llegar a la mejora personal y profesional del coachee.

La comunicación es la guía de todo el proceso y el medio de observación del coach. Ésta no es una simple transmisión de datos. La mente del receptor interpreta los mensajes mediante un proceso, que a veces revierte en diferencias entre mensaje inicial y final. Además, no sólo la información verbal es determinante, sino también la gestual.

Para la psicología cognitiva existen tres niveles de construcción del pensamiento. El nivel de las creencias, el más profundo y central; el pensamiento intermedio, que no es consciente pero puede serlo si se trabaja; y el pensamiento automático, más fácil de identificar y modificar.

Los terapeutas trabajan en estos tres planos e intentan conectar los pensamientos automáticos con el nivel más profundo de las creencias. Cuando este último se modifica lo hace a su vez la reacción o la conducta. Este modelo permite al coach detectar los patrones de pensamiento que llevan al coachee a reacciones irracionales con consecuencias negativas. Algunas de éstas son:

Etiquetar: poner un rótulo fijo sobre una persona y no poder cambiarlo a pesar de hacer el intento.

Descalificación de lo positivo: cuando alguien minimiza los buenos resultados, aunque éstos son evidentes

Razonamiento emocional: pensar que algo es “así” porque lo sientes sin considerar evidencias que lo fundamentan.

Interpretaciones mentales: cree saber lo que otros piensan, sin considerar otras explicaciones posibles.

Imperativos: tener una idea preconcebida sobre cómo alguien debe actuar o cómo debe suceder algo. Y cuando esto no acontece, tener una sensación de frustración extrema.

Pensamiento polarizado: Ver sólo dos posibilidades en vez de un abanico de ellas.

Fatalismo: Predecir un futuro negativo

Generalización extrema: concluir únicamente utilizando un punto negativo

Excesiva personalización de los acontecimientos: creer que los hechos se deben a uno mismo o que todo es “por mi culpa”

¿Se puede cambiar?

Hay muchas formas de lograr que el coachee cambie de actitud. Lo más conveniente es hacerlo sin sugerir que se equivoca, utilizando un estilo ingenuo, encadenando preguntas simples que ayuden a ver las limitaciones del pensamiento. Existen algunas preguntas para descubrir pensamientos automáticos como: ¿Cuál es la evidencia? ¿Existe una explicación alternativa? ¿Qué es lo mejor/peor que podría ocurrir?, entre otras. El coach debe ser capaz de identificar los pensamientos que dificultan la consecución de objetivos del coachee.

Las técnicas se eligen en función de su conceptualización global y los objetivos de la sesión. Éstas son algunas de las que el coach puede utilizar:

Resolución de problemas: consiste en concretar y definir un problema, crear posibles soluciones, seleccionar una, llevarla a cabo y evaluar su efectividad. Este ejercicio es fundamental para a) centrar las necesidades del coachee; 2) avanzar en el aprendizaje; 3) transmitir progresivamente técnicas de resolución que se puedan aplicar en el futuro. Este ejercicio se puede hacer sobre conflictos que el coachee experimente en su vida diaria.

Toma de decisiones: facilita la autoayuda a pesar de ser una técnica común. Supone hacer un análisis que contemple las ventajas e inconvenientes de las opciones, valorar cada una de ellas y concluir cuál es más adecuada. Todo en función de un criterio decidido anteriormente.

Control de las tareas y calendarización: En algunos casos se debe controlar las actividades de la agenda del coachee para recoger información relevante, extraer conclusiones ajustadas a la realidad y trabajar en mejoras. Sirve sobre todo para mejorar la gestión del tiempo, pero también para mejorar la concentración.

“Copying Cards”: Se trata de escribir frases inspiradoras que activen el recuerdo del coachee sobre un tema tratado en la sesión. O también pueden ser pequeños guiones que recuerden cómo actuar en una situación, mientras se encuentre en la fase de cambiar hábitos. Su objetivo es ayudar a mentalizarse sobre un tema concreto, sobre todo al inicio del proceso. Puede ser una pequeña cartulina o cualquier otro material, pero el coachee debe leerla varias veces al día o cuando vaya a iniciar su actividad, para motivarse y rebajar su posible ansiedad.

Interpretación o “role-play”: Asignar un papel durante una sesión puede ser útil para: a) provocar empatía en el coachee; b) ganar flexibilidad de pensamiento; o c) enriquecer propuestas y soluciones. Es adecuada para aquellos que muestran una habilidad social y comunicación sólida, aunque también las personas tímidas se pueden beneficiar de esta técnica.

Representación gráfica: Fabricar imágenes mentales ayuda a: a) distanciarse del problema y pensar con claridad; 2) reducir la ansiedad y ver una situación de manera más realista. El coach debe inducir la imagen en el coachee para poder trabajar lo que visualiza, anticipando conflictos y proporcionando estrategias de solución.

Cada una de estas propuestas debe ser utilizada en un proceso completo, en el que un feedback constante y constructivo es una obligación. Se trata de recibir un comentario constante por parte del coachee que siga una estrategia que se adecue a la personalidad, necesidades, motivaciones y el “deseo de saber” del receptor. El feedback no sólo es primordial para gestionar el cambio, sino también para la motivación y el impulso del aprendizaje. Además, el feedback es la herramienta que construye la confianza entre el coach y coachee, sin la cual ningún proceso dirigido de cambio cognitivo y conductual –como éste- es posible.

lunes, 16 de febrero de 2009

Cambio y proactividad, protagonistas en próximas semanas

Mi calendario de ocupación en las próximas semanas es interesante. Está repleto de viajes (Gran Canaria, Barcelona, Sevilla, Bilbao, de nuevo la Ciudad Condal...) y de intervenciones para trabajar sobre Cambio y Proactividad.

Proactividad, esa tercera vía entre el modelo Determinista de "Estímulo-Respuesta" que tanto bien ofrece a quienes se hallan maniatados por la rutina, el desánimo o, simplemente, la falta de motivaciones.

Hablo de influir positivamente sobre las personas, ¿cierto?; hablo de ayudar a reconsiderar situaciones y hacer pensar a los individuos, ¿verdad?; hablo también de ubicarme como facilitador de cualquiera de estos intentos (o de todos, en ocasiones) y que la pretendida influencia sea el resultado de otorgar la propiedad del proceso a las personas con las que trabajo.

Que os vaya en las próximas semanas.
Un abrazo.

viernes, 13 de febrero de 2009

El hábito más importante, según Dr. Covey

Confieso la influencia que ha ejercido Stephen R. Covey en la segunda parte de mi trayectoria profesional y me honro en utilizar algunos de sus modelos de pensamiento en mis trabajos con profesionales y grupos.

A raíz de la publicación de su obra Seven habits of high effective people muchas han sido las cuestiones que se le han planteado acerca de cuál de ellos es el hábito más importante.

He aquí su respuesta.

I am often asked if there is one habit out of the 7 Habits that is more important than the others. Of course, all the habits are important and they form an inter-connected whole or a continuum. For maximum effectiveness, you have to build from one to the other and apply them consistently.

From that perspective, Habit 1: Be Proactive provides the foundation for all the other habits. Habit 1 is, undoubtedly, the foundation for leadership at home or at work because it begins with the mindset “I am responsible for me, and I can choose". All the other habits are dependent upon being proactive and choosing to master and practicing principle-centered living.

The key to being proactive is remembering that between stimulus and response there is a space. That space represents our choice— how we will choose to respond to any given situation, person, thought or event. Imagine a pause button between stimulus and response—a button you can engage to pause and think about what is the principle-based response to your given situation. Listen to what your conscience tells you. Listen for what is wise and the principle-based thing to do, and then act.

Being proactive (Habit 1) becomes much more powerful when connected and related to the other habits. The key to the habits is the power of their combined synergy and meaningful purpose. Leaving one habit out is like having a four-legged chair—when you remove one leg the chair is out of balance.

/span>

La decisión de salvar al soldado Ryan

En esta ficción cinematográfica la decisión de iniciar la búsqueda del soldado James Ryan se toma en la cúpula de la cadena de mando, y en el proceso existen discrepancias por parte de los colaboradores directos. Siendo así, ¿cómo no iba a suscitar polémica dicha decisión en niveles jerárquicos inferiores?

En este corte la polémica queda zanjada por dos razones, de desigual importancia a mi juicio: una, el poder del mando supremo (militar, es cierto) y la lectura por parte de éste de una carta dirigida a la Sra. Bixby, de Boston.

El texto no tiene desperdicio, es sencillamente impresionante.

video

jueves, 12 de febrero de 2009

¿Por qué salvar al soldado Ryan?

Steven Spielberg ofrece con su Salvar al soldado Ryan un buen número de situaciones que ilustran y permiten debatir acerca de dirección, liderazgo o motivación de colaboradores.

El fragmento presentado aquí se desarrolla cuando ya está marcha la misión que da título a la película.

Disfrutad del corte y lo comentamos.

(Mi agradecimiento a Pablo Ámez; de él obtuve la idea de utilizar este fragmento en mis cursos y seminarios con directivos)


video