viernes, 16 de septiembre de 2011

Pulse la tecla ESC

Sherlock Holmes, el mítico personaje de Conan Doyle, pulsaba la tecla ESC cuando notaba en mitad de una investigación que las piezas no encajaban. Para desesperación del Dr. Watson, solía tocar el violín o servirse un ‘gin-tonic’ mientras observaba las flores de su jardín. Curiosamente, nueve de cada diez veces que actuaba así encontraba la solución al problema y, finalmente, descubría al culpable. 

Consciente o inconscientemente Holmes seguía una técnica de producción de ideas que muy gráficamente condensó James Webb Young (precursor de la agencia de Publicidad Young & Rubicam) en su interesante y recomendable libro “Una técnica para producir ideas”. Y tal vez la fase más importante de dicha técnica era, precisamente, pulsar la tecla ESC, es decir, alejarse y olvidarse del asunto que le ocupaba y dejar trabajar al inconsciente. 

Tal vez, querido lector, tengas algún tema entre manos en que las piezas no acaben de encajar. Si el asunto es profesional no es mala cosa que consideres la posibilidad de contar con la ayuda de un ‘coach’ y que pulses, con su ayuda, la mencionada tecla. 

Que tengas un buen día.
ASV

4 comentarios:

  1. Olam Alfonso, tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besosss

    Catherine

    ResponderEliminar
  2. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besosss

    Catherine

    ResponderEliminar
  3. Sería más recomendable pedir tiempo muerto y tomar un ‘gin-tonic’ que creer que el ESC de un jugador está en un coach. A veces, un entrenador tiene que aprender que el ESC está en la esquina del todo y no querer ocupar tanto como el "espace". Al fin y al cabo faltan entrenadores con la perspicacia, sobran con intolerancia, y algunos por intentar ser como Sherlock acaban borrachos de su propio ego.
    Hay cabezas pensantes que mandan desde la banda. Son tan pocos como gran Sherlock Holmes y por eso solo él triunfó y el resto de ingleses ingresan en alcohólicos anónimos. Entiéndase el símil con los entrenadores.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Buena cosa esta que cuentas amigo Alfonso. Pulsar la tecla ESC y así poder dejar la obsesión de lado para conseguir la solución.

    No me extraña que Watson se desesperara, quizá su sentido del deber no le permitiera pulsar la tecla ESC, pero si ese sentido supiera que así es mas efectivo seguro que estaba acudiendo a "pulsar la tecla ESC" mas a menudo de lo que lo hace (al menos en el caso de Watson)

    ResponderEliminar