miércoles, 28 de abril de 2010

El deporte no es tan buena metáfora

Desde que me dedico a este oficio de formar/entrenar/desarrollar profesionales para su mejor desempeño en el terreno laboral, el deporte ha sido metáfora recurrente en mi discurso y en mis propuestas metodológicas.

De todos los ejemplos, enseñanzas y valores que el deporte puede ofrecer para el aprendizaje (que son muchos, afortunadamente) me temo que deben excluirse algunos que se producen en ocasiones cuando la competición llega a sus últimas fases y lo que importa, por encima de todo, es la victoria.

Redacto esta nota el miércoles 28 de Abril. En la noche de hoy se celebra en la Ciudad Condal el partido de vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones entre el FC Barcelona y el Inter de Milán. Si quiere alcanzar la final, el Barça debe remontar el 3-1 del partido de ida. Las horas previas están siendo de todo menos “deportivas”, a juzgar por las declaraciones de algunos de los protagonistas, caso de Gerard Piqué, Jose Mourihno, Thiago Motta... Incluso hay comentarios de protagonistas indirectos, como Cristiano Ronaldo, sólo comprensibles desde la rivalidad peor entendida.

Las filias y fobias que genera el deporte de élite (el fútbol, particularmente) hacen palidecer la enorme fuerza ejemplificadora de algunos de sus valores: esfuerzo individual, esfuerzo colectivo, trabajo en equipo, coordinación, generosidad, juego limpio...

Mi colega y notable bloguero Francisco Alcaide, autor del libro “Fútbol, fenómeno de fenómenos”, sabe mucho de estas cosas. Otro colega y señalado referente de la profesión, Juan Carlos Cubeiro, ha publicado recientemente, junto con Leonor Gallardo, “Liderazgo Guardiola”, donde se manifiestan virtudes y competencias del deporte aplicables al terreno profesional. Es de agradecer el esfuerzo de divulgación de estos colegas, y de otros tantos no mencionados aquí por espacio, para que comportamientos como los que estamos viviendo en las horas previas del decisivo partido de esta noche no acaben por anular la gran metáfora del deporte.

Que tengan un buen día, y que gane el mejor. (Ojalá, por cierto, que sea el Barça)

ASV

15 comentarios:

  1. Jose Francisco28/4/10 7:24 p. m.

    Realmente interesante y reflexsivo el articulo. Es importante el espacio y las diferencias que se llegan a generar entre el fanatismo y las ansias por la victoria,donde ya no se ven 2 equipos compitiendo por un título, sino, dos tropas librando una guerra dentro y fuera de la cancha,antes y despues del partido, por un trofeo.

    ResponderEliminar
  2. ¡ Hola !

    José Fco apunta en una dirección interesante para reforzar el post de Alfonso, aunque creo que se puede enriquecer un pelín.

    Si nos retrotraemos a la antigüedad, la competición deportiva de élite era pensada como substituto –no simplemente metáfora– al enfrentamiento bélico entre dos tribus, dos ciudades –Grecia antigua– etc ...

    Aunque hoy en día, como somos seres civilizados (!), le otorguemos el papel de inocente metáfora, no deja de jugar un papel catártico entre dos facciones opuestas que dirimen sus diferencias a través de la competición en lugar de hacerlo por la vía armada.

    En definitiva, si bien la práctica de un deporte de equipo fortalece una serie de valores y de habilidades, debemos ser realistas y aceptar que también es un enfrentamiento entre dos partes, con todo lo que eso conlleva :(

    ResponderEliminar
  3. José Francisco, bienvenido a este espacio y gracias por tu comentario. Como bien apuntas, la competición deportiva en ocasiones pasa a segundo plano, generalmente cuando en la cancha se enfrentan dos equipos que dirimen, antes que un trofeo, otros asuntos.

    Como dice JD Roman, gracias Jose por venir, son disputas que confirman que el deporte ha sustituido a la via armada como medio de expresión de conflictos o enemistades.

    De todas formas, JD Roman, tal vez a causa de que ahora somos civilizados, en otras muchas ocasiones el deporte ha servido y sirve para resolver conflictos, acercas posturas, limar asperezas, canalizar agresividad, dar sentido a vidas apenas prometedoras...

    De nuevo, el cine (¿reabrimos el debate?) ha ayudado a recordar innumerables casos reales de ese papel "civilizador" del deporte. Aporto solo un ejemplo: "Titans. Hicieron historia" Año 1971 en los EE.UU. de la segregación racial.

    Abrazo a los dos.
    ASV

    ResponderEliminar
  4. Ahora recuerdo una frase muy famosa de Bill Shankly, legendario manager del Liverpool:

    "Football is not a matter of life and death. It is far more important than that"

    ResponderEliminar
  5. Mmmmm ...

    Aquí Alfonso aporta algo con más profundidad de lo que pudiera parecer en primera lectura: "dar sentido a vidas apenas prometedoras". Efectivamente, el deporte consigue -aunque no siempre- canalizar, o encauzar comportamientos que a priori pudieran resultar como meramente y definitivamente asociales. La pregunta del Billón es la siguiente: ¿Qué -o quién- consigue que la práctica del deporte sirva como herramienta de redención?

    En definitiva, que la práctica de cualquier deporte NO es el fin per se; es solamente (!) un vector de transmisión de valores.

    El debate sigue abierto -lleva así más de 30 siglos- :))

    ResponderEliminar
  6. Deberíais leer los libros del mejor pensador español sobre el deporte y la educación física: José María Cagigal.
    Fue un pensador inmenso, que desgraciadamente nos abandonó en plena madurez intelectual.

    ResponderEliminar
  7. ¡ Hola de nuevo !

    Para Jorge ... yo "aterricé" en Barajas procedente de Venezuela a los pocos días del famoso y dramático accidente. José María hacía aportaciones desde luego con mucho fundamento. Le "reprocho" -resulta fácil ahora que ya no está :(- simplemente que su relación con estamentos oficiales NO le permitiera desarrollar con total libertad los conceptos que defendía con tanto ahínco.

    Pero no le olvidamos :)

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo.
    Cagigal fue, y es, un gigante del pensamiento deportivo español, no simplemente que hiciera "aportaciones".
    En cuanto a las relaciones con estamentos oficiales, todos sabemos cómo se mueven dichos estamentos en España cuando ya son más políticos que técnicos. Priman valores y se toman decisiones que no suelen ser las mejores, sino las más "convenientes" para quien las toma.
    Muchas veces pienso en qué diría Cagigal si siguiera vivo... Sería altamente interesante conversar con él.
    No se le debe olvidar, sería imperdonable.

    ResponderEliminar
  9. Lo que tú has hecho, Jorge, además de reclamar que no se le olvide, es recordar a Cagigal y eso te honra.

    Agradezco que te hayas hecho presente y ofrecido argumentos de debate.

    Ven cuando quieras.

    ResponderEliminar
  10. A ver si a la tercera no se me cuelga.
    Solo queria dejar unas lineas y decir que estoy totalmente de acuerdo, no estamos preparados para las metaforas que tengan que ver con el deporte.
    Desgraciadamente, en este pais mucha gente habla sin saber, sin analizar y sin profundizar. Se suele reducir cosas complejas a verdades absolutas que dependen de 1 o 2 aspectos.
    Con el deporte (especialmente, el futbol) todo eso se magnifica.
    No somos lo suficientemente maduros para esas metaforas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. ¡ Hola !
    Para Jorge, veo que en realidad estamos de acuerdo en el análisis de la situación, y como bien lo dices, tantas veces se toman decisiones en función de intereses que poco tienen que ver con el interés común.

    En cuanto a "aportaciones", puede sonar algo recatado, pero en mi código de comunicación estas es una palabra que sólo empleo en contadas ocasiones y dándole mucho más peso de lo que pudiera parecer.

    Pues eso :)

    P.D. Para Javi, un reto interesante sobre las metáforas vinculadas al deporte. Tal vez debido a la alta carga emocional que conlleva el deporte de élite, efectivamente no nos resulta fácil el explotarlas :(

    ResponderEliminar
  12. Hola de nuevo.
    Según la RAE, aportar es, en su primera acepción, contribuir, añadir.
    Esto lleva implícita la existencia anterior de algo a lo que se añade la contribución.
    Cagigal hizo mucho más. Él fue un creador, él fue original, y muchos otros después "contribuyeron" a lo creado por él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Buen punto Jorge. Se acepta la moción. Me comprometo a apoyarme más en las creaciones de Cagigal en mi próximo libro (previsto finales 2.011) y apoyarme menos en autores anglosajones, un defecto que tal vez tenga que rectificar, con lo cual agradezco tu retroalimentación :)

    ResponderEliminar
  14. Solo desearte que pases unas buenas fiestas a la espera que el 2011 sea siquiera un poco mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar